Home Opinión Columnas El retorno de la casa nativa
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

INSPIRATIC01.jpg

El retorno de la casa nativa

Correo Imprimir PDF

NADINCon la aprobación del proyecto de ley 256 de 2019, por medio del cual se declara Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación la arquitectura tradicional del Pueblo Raizal de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, se da un gran paso hacia la materialización del ideal del pueblo nativo de rescatar de los escombros, que ha dejado el atropello y el olvido institucional, los restos de una cultura ancestral de enorme importancia para su etnia y para el país. 

El respaldo del Congreso de la República a esta iniciativa de la representante a la cámara, Elizabeth Jay-Pang, subsana en buena medida el gran error del Estado colombiano de confundir el progreso social y cultural de una población como la del archipiélago con el derrumbe del concepto de la arquitectura típica del Caribe anglosajón a cambio de otros basados en criterios de modernidad que se contraponen evidentemente.

Un error garrafal que conllevó la desaparición casi por completo de una de las riquezas más visibles de esta comunidad. La historia nos cuenta que las islas de San Andrés y Providencia son lugares donde se establecieron muchas colonias y culturas de otros lares, como la inglesa, la africana, la española, la holandesa, entre otras, que legaron a través de la arquitectura valores culturales que han enriquecido su apariencia paisajística.

Aunque la cultura nativa raizal, presente en el archipiélago colombiano, representa un valor agregado de suma importancia para la multiculturalidad del país, no fue entendido de esa manera por los gobiernos que rigieron en el país hasta antes de la Constitución del 91, que basados en el ultrajante concepto de homogeneidad que insultaba nuestra diversidad cultural, permitieron o patrocinaron, en algunos casos, transformaciones insensibles con el entorno originario, que fueron imponiéndose a medida que crecía la demoledora inmigración de nacionales y extranjeros.

A esto se sumaron factores como la creación del puerto libre, que implicó adaptarse a sus nuevas dinámicas económicas y su impacto en general, la denominada "colombianización" de las islas, las situaciones atmosféricas adversas de regular ocurrencia, y el alto costo de mantenimiento de las viviendas nativas, entre otros. En fin, los habitantes raizales han tenido que movilizarse para no dejar desaparecer del todo esta riqueza arquitectónica y, en buena hora, la representante Jay-Pang Díaz puso a consideración del poder legislativo esta propuesta que se ha convertido en ley de la república y darle piso jurídico al esfuerzo de los isleños de conservar y proteger este pedazo de las raíces de la cultura nativa.

Es bueno recordar que la ciudad amurallada de Cartagena de Indias fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO en noviembre de 1984, justamente para resaltar su patrimonio arquitectónico colonial histórico, resultante de la colonización española en América, y desde entonces ha sido un factor que ha impulsado su desarrollo turístico y motivado la visita de millones de colombianos y extranjeros que desean experimentar en vida la escenografía colonial que caracteriza a la capital del departamento de Bolívar.

Ojalá en las islas de San Andrés y Providencia se pudiera lograr un impacto similar, guardando las proporciones, por supuesto, y a través de un turismo cultural vigoroso que pueda contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad raizal, que ha estado históricamente por fuera de la dinámica del progreso económico y social de su propio terruño. La instauración de este instrumento jurídico compromete a todos los niveles del gobierno y a la propia comunidad nativa y residente en la restauración de la identidad de la arquitectura isleña.

Por lo tanto, en el buen aprovechamiento de esta ley de la república está la clave para que en el futuro los bienes patrimoniales y/o culturales del archipiélago ocupen el lugar de privilegio que les corresponde en la historia y le den a los visitantes de Colombia y el mundo la satisfacción de las expectativas de ver una imagen turística auténticamente caribeña.

Sumativo.- "La arquitectura es vida, o por lo menos es la vida misma tomando forma y por lo tanto es el documento más sincero de la vida tal como fue vivida siempre", escribió Frank Lloyd Wright (1867-1959), arquitecto estadounidense, uno de los principales maestros de la arquitectura del siglo XX e inventor del término "arquitectura orgánica".

 

Translate this page

Welcome Caribe

Welcome.192.jpg

Elisleno173PORTADA

RADIO.NACIONAL

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


COMUNICACIONES.CONTRALORIA02

CASABLANCA.CUADRADO

DOITCENTER.AIRE

BANCO.REPUBLICA.SEPTIEMBRE.jpg

DECAMERON

TRASH BUSTERS

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02