Home Opinión Columnas El nombre: la toponimia de la vida
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO1

El nombre: la toponimia de la vida

Correo Imprimir PDF


Edna Rueda 2La primera vez que me presente a la psiquiatría lo hice cuando hacía el internado rotatorio en la facultad de Medicina de la Universidad de la Sabana, aspiraba ser aceptada por un grupo de psiquiatras que no habían admitido internos en su historia reciente y que manejaban el servicio de esta especialidad en el hospital Simón Bolívar de Bogotá.

La primera vez que uno de ellos me entrevistó, me pregunto cómo me llamaba… y yo pensé: Bueno, esta me la sé y escupí mi nombre de la manera más automática que era posible, omitiendo de manera consiente/inconsciente mi segundo nombre, que ha sido siempre un parche que no parece tener nada que ver con la personalidad que saco a la calle. “Mi nombre es Edna Rueda Abrahams”.

A lo que siguió la pregunta mas inesperada del mundo: “¿Porqué?”, ”¿Cómo ¿Porqué?”, pensé. Pues porque mi papá es Rueda y mi mamá es Abrahams. Era lógico. Pero porque Edna? ¿Porque no Casilda o Filomena? Recordé entonces una historia que contaba mi mamá sobre una película que vieron juntos y como les quedó sonando el nombre cuando salieron caminando de la mano, esa noche decidieron que si él bebe que venía en camino era niña se llamaría Edna.

Así se lo conté al psiquiatra. Y siguió… ¿Y porque Rueda Abrahams? En ese punto me pareció que o me estaba tomando el pelo, o era medio tarado. Le tuve que contar quienes eran mis padres, y como se habían conocido, como era una half & half, que significaba eso en la isla, como era que había llegado el apellido Abrahams y cuáles eran las mezclas raciales que me habitaban.

Sin darme cuenta, había hablado durante 45 minutos sobre mi historia personal, y sobre la de mi pueblo. Y él solo me preguntó el nombre. Así de importante es el nombre. El nombre decía Lacán, es lo que tenemos antes de tener algo, el nombre significa lo que representamos para quien nos espera: “el niño nace nombrado”, decía.

¿Cuánto tiempo pasaron escogiendo tu nombre?, ¿cuál es tu apellido?, ¿quién te lo dio?, ¿a qué clan perteneces?, ¿quién te ama? Así de importante es a la hora de nombrar tu casa, tu calle, tu barrio. Define de dónde vienes, y si bien no garantiza hacia dónde vas, tener un punto de partida que te suene familiar es siempre un buen comienzo.

Por eso tenemos que retomar la toponimia, por eso tenemos que recordar el nombre de cada rincón, de cada bache, porque la relación de amor que establecemos con nuestro paisaje depende de cómo lo llamamos y de los recuerdos que fijamos a ese nombre. Imaginar la vida sin recordar el nombre de la madre, del padre, de los hermanos, es fracturar la identidad de quienes somos.

El nombre, es el primer beso que nos dan. Cierra los ojos. Piensa en su nombre. Sonríe. Estás en casa... 


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

WA1

W1

W2

WI

W2A

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


 KIA

JUANCHOGONZALEZ3

SOPESABLINKY

JR

HOTEL.DORADO

INFOTEP1

SEA WHA COFFE

PRESIDENT

DECAMERON

TRASH BUSTERS

DROGUERIA

OVER.RECEPTOUR

CINE.1

PELICANO