Home Opinión Columnas Buenos Aires: un mundo distinto
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Buenos Aires: un mundo distinto

Correo Imprimir PDF

Me mudé a Buenos Aires llevada por la idea de estudiar, vivir bueno y conocer el mundo. Me mudé sin mucha preparación, con dos maletas rojas en las que metí mucha ropita de verano y tres vestidos largos que no creo que use por acá.

Quería conocer el mundo  y ¿porque no? que el mundo me conociera. Me subí a un avión hasta Bogotá, una escala para darme impulsos, me quedé con dos amigos, uno del pasado universitario, otra del presente sanandresano que dejaba… y listo.  A vivir como estudiante en un país, donde mi acento es el extraño, donde no hay “tus”, o "contigo's”. Hay vos. Y voz.

Y los encontré, se llaman argentinos, viven en apartamentos de edificios con cúpulas, ascensores antiguos, y puertas maravillosas, andan deprisa, comen facturas (así llaman a los pequeños pastelitos con los que acompañan el café, que si  es con leche se llama cortado, y si hay mucha leche: lágrima, obviamente… si lo piensan, primero va el cortado, luego la lágrima), viajan en subte: no en metro, o en colectivos que tienen números: 15,29, 60, 100… tienen mapa para salir, (se llama guía t, sin la cual me perdía en la cuadra de mi casa).

La mayoría son muy inteligentes, la mayoría creen que son más inteligentes de lo que son. Muchos son muy bonitos, pero cuando son feos, son muy feos.

Las calles tienen nombres de próceres, curiosamente, y como aprendí más tarde, entre peor ha sido la historia del personaje, más bella es la calle. Tienen hermosos cementerios, plazas y parques, hay una oda permanente al pasado, un delirio europeo que se mezcla con el dulce de leche y las empanadas; hay vino en las tiendas,  cervezas de a litro, violines en el tren, y un gigantesco pene en la principal avenida (el obelisco).

Llegue de buen genio –raro-. Y me besaba todo el mundo, parece ser que ellos estaban de mejor humor…Inscribirme y estudiar era tan fácil que asustaba… cuanta oportunidad, cuanto  progreso… hasta que apareció ella… nuestra amada burocracia, vieja conocida de los suramericanos, que te hemos visto crecer en cada país. Bueno, no éramos tan distintos.

Pronto llegaron los personajes que construyen este crisol.

El invierno: salvaje: Frio….muy frio, un frio diferente al que había sentido en Colombia, (y yo estudie en Chía…) es un frio húmedo que te da la sensación de estar mojado en un congelador, que no responde a las capas de ropa, que sin duda me odia, porque con la tez aceitunada, le recuerdo todo lo que no será.  Y ahí está mi maleta roja, burlándose de mí y de mi ropita de verano. Por ahora mi vestido de baño esta en terapia.

El tango: No el tango per se, no la canción, o la tonada. El tango como sentimiento, una efusión melancólica y dramática con la que los argentinos asumen el mundo. La lluvia, o el gobierno, la vida o el mercado, todo acá inspira exaltación existencialista… todo es un tango: Nietzsches latinos sumergidos en caldos de pasión.

El futbol: una religión, más allá de una afición, de un vinculo con la gloria, el futbol es el pegamento de esta sociedad, es una ordenanza que cambia horarios de oficinas y bancos, que une corazones, que desata llantos, peleas, alegrías, disforias…Solo después del partido con Alemania, entendí  que era el silencio…las calles solas, las banderas sucias, arrastradas por desconsolados hombres de mediana edad, que parecían haber perdido un hijo. Fue horrible.

El idioma: Pronto caí, como todos caen en la vulgaridad de mí hablar y en los malos entendidos. Ante la presencia amenazante de un perro, grite despavorida a la dueña, una mujer vieja y canosa, que sin duda arrullo a Evita, que “cogiera a su perro”, que a sus oídos fue una orden de lo mas pervertida y parafílica posible.

Se aprende con sonrojos, a no demandar “cojeme la cachucha”, porque eso equivale a la petición explicita y además de desesperada, de copular con urgencia. Hay que decir en cambio: agárrame la gorra.  Y nada mejor lo hice cuando buscando donde vivir, encontré varios letreros de “albergue temporario”, donde pensé en escamparme hasta encontrar estabilidad… debo decir que un albergue temporario es un motel para parejas y que solo me percaté de esto cuando se me ofreció la habitación con silla vibradora… Por las dudas… no me quedé.

Buenos Aires es una aventura teñida de azul y blanco, con manifestaciones en el congreso, milanesa con puré,  fernet con coca cola, Boliches donde no se juega bolos, museos con inodoros, y una telenovela que se llama malparida: un mundo  tan bizarro, que yo me siento normal y en el que  casi siempre soy feliz.

Última actualización ( Sábado, 14 de Agosto de 2010 15:32 )  

Welcome Caribe

Elisleno_209_-_1.jpg

Welcome214-1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


321684987.png

CASABLANCA.CUADRADO

FLYER_13_DE_JULIO-02.jpg

 BANCO_REPUBLICA_ssdadfARCHIVO.jpg

WhatsApp_Image_2024-06-06_at_7.32.39_AM.jpeg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02