Home Opinión Columnas Una nueva esperanza para San Andrés
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Una nueva esperanza para San Andrés

Correo Imprimir PDF

RAFAEL.RODRIGUEZDesde hace más de 30 años voy a San Andrés, por lo menos, dos veces al año y seguiré haciéndolo, porque me encanta y quiero entrañablemente la isla, e inclusive, he dado batallas por ella, las que ahora no viene al caso rememorar, como tampoco, su defensa ante la espuria decisión de la Corte Internacional de Justicia proferida en el año 2012.

La que, violando su propio reglamento, mutiló y desmembró el archipiélago; violentó el Derecho Internacional; afectó derechos de terceros países; desconoció la autodeterminación de varias naciones; incurrió en incongruencia al conceder más y distinto de lo pretendido; creó una absurda jurisprudencia en materia de delimitación de aguas territoriales marítimas; y, terminó provocando un litigio mayor al que pretendió resolver.

Pero el amor que profeso por San Andrés, no me impide reconocer, su abandono, franco deterioro y visible tugurización, como tampoco, la conducta desapacible, altanera y agresiva de muchos de sus habitantes y gobernantes ante cualquier sugerencia, queja, crítica o reclamo que formulen turistas o visitantes, como si el problema fuera de los forasteros y no de sus lugareños, y es que en San Andrés, la pasión vence a la razón, la grosería a la educación, la confrontación a la solución y, la improvisación a la planificación.

La grave situación que hoy padece San Andrés, aflige, sobrecoge y preocupa; la que no es del todo ancestral ni coyuntural, y sí, estructural y provocada, y puede constituir una oportunidad para resolver de manera definitiva muchos de los problemas que la asolan.

Pero, para superar la crisis, se requiere valor, decisión y, sobre todo, capacidad de gestión y no de tanta interlocución, de manera que sean los hechos y no los anuncios los que rediman la isla de su avanzado estado de pauperización, y evite, que se convierta en paraíso de estafadores y en guarida de delincuentes.

A su progresivo deterioro se suman, factores coyunturales que también explican, la ostensible disminución de turistas, como son, la creciente inseguridad; el aumento del IVA en los tiquetes aéreos; el nuevo impuesto a la gasolina; el desmesurado precio de la tarjeta de ingreso; el descomunal costo de los servicios públicos; el desaseo, el abandono y falta de mantenimiento de la infraestructura; el estado de obsolescencia del aeropuerto; y, los abusivos precios de muchos hoteles, restaurantes y comercios, en los que sus dueños se acostumbraron a ganarse la vida fácil expoliando a los turistas.

También se suma a este desolador panorama, la corrupción rampante de la clase política local que, mediante contratos, prebendas o componendas, fleta la conciencia de los votantes, al igual que, la de sus desvergonzados gobernantes, en su mayoría raizales y algunos de ellos investigados y condenados por abusos e indelicadezas, así como la proverbial negligencia de los funcionarios de las agencias del Estado nombrados en la Isla, los que nada hacen por resolver el origen de los problemas y tan solo se limitan a hacer anuncios mediáticos para supuestamente abatir sus efectos y consecuencias, y con ello mantener sus puestos.

Los isleños están en mora de estructurar y materializar un Plan Maestro de Reordenamiento Social, Territorial, Económico y Ambiental, que ponga fin al cúmulo de problemas que los agobian y que repelen el turismo y, peor aún, que hacen que nunca vuelva.

La Isla carece de un estatuto de inmigración y está sobrepoblada; su infraestructura sanitaria es precaria, insuficiente y contaminante; los servicios de salud son primarios y poco confiables; sus vías, andenes y parques destruidos, y la red de comunicaciones sigue siendo deficiente e intermitente.

La Gobernación, la Cámara de Comercio, los hoteleros y los comerciantes, están en mora de diseñar e implementar una estrategia seria, permanente y sostenible, que permita restituir la seguridad en la isla, exigir la abolición y no la disminución del IVA a los tiquetes a aéreos, así como la reducción del impuesto a la gasolina y a bienes procedentes del exterior, al igual que, acciones inmediatas que pongan fin al caos aeroportuario que caracteriza la isla. 

Para superar la crisis, se debe racionalizar el costo de la tarjeta de turismo; mejorar el aseo y la salubridad, y hacer mantenimiento a la infraestructura; exigir eficiencia, eficacia y competencia a los funcionarios públicos y a los contratistas oficiales; y, quizás, lo más importante, respetar los turistas, optimizar la calidad de los servicios que se les presta, disminuir los precios y acabar con los abusos a que son sometidos.

La exuberante belleza natural de San Andrés y su mar de siete colores, no merece la conducta indolente, abusiva y depredadora de muchos de sus moradores, y su futuro está condicionado a la adopción de medidas que resuelvan y no tan solo atenúen los graves problemas que la afean. 

De la desidia a la esperanza...

Si alguien quiere evidenciar de manera fácil la desidia de las autoridades de San Andrés, tan solo le bastará preguntar, cuántos años hace que está semidestruido y cerrado el espolón de la llamada peatonal ubicado en frente del Hotel Tiuna, y desde cuándo fluyen aguas negras por sus andenes.

Deseo que la gestión que inicia Nicolás Gallardo como gobernador, sea exitosa y, más que eso, que tenga la preparación y capacidad para redimir a la isla de la grave situación social, urbana y de inseguridad en que la deja sumida el remedo de gobernador que padecieron los isleños los últimos cuatro años.

Superar tan honda crisis, no es fácil. Se requiere un gobernante íntegro, con formación, preparación, capacidad y valor. Un gobernante que vuelva a gobernar y haga sentir gobernada la isla. Un gobernante que demuestre conocimientos y transmita respeto, autoridad y señorío. Un gobernante que redima el orden y el civismo y, sea capaz de construir compromiso y consenso ciudadano. Alguien decidido a rescatar la esperanza ausente y el orgullo perdido, y, dispuesto a retomar el mando y reorientar el rumbo.

Recuperar la gobernabilidad de San Andrés y devolverla al sendero del orden y progreso exige, vigorosas acciones de contención y choque que pongan freno a la corrupción, la descomposición y la anarquía, y más que eso, visionarias políticas de prospección y de planeación coherente, posible y sostenible, que destierren el facilismo y la improvisación que entronizaron las últimas administraciones.

La isla necesita restituir la confianza en su administración; restablecer el respeto por las autoridades; recuperar la seguridad; ordenar las finanzas; aumentar el recaudo fiscal; disminuir el gasto; acrecentar la inversión; reparar y mantener la malla vial; y, ejecutar urgentes obras de infraestructura.

El nuevo gobernador, debe, atacar el origen de los problemas y no sólo atenuar sus efectos; privilegiar la educación; desterrar la corrupción; restituir el orden urbano; atraer inversión nacional y extranjera, e, incluir y asimilar a miles de residentes que no tiene arraigo ni sentido de pertenencia.

La problemática social, urbana y de seguridad de San Andrés, supera la imaginación de sus habitantes y desafía la inteligencia creativa de cualquier gobernante. Es evidente que la mirada del lugareño no advierte lo que observa la del forastero.

Nicolás Gallardo, debe exigir pulcritud, responsabilidad, diligencia y eficacia a los miembros de su gabinete, así como a todos los funcionarios de la administración, de manera que se obtengan resultados tangibles y medibles, y que, en su gobierno, se destierre la vanidad y la costumbre burocrática de salir a los medios a hacer anuncios vacíos de contenido.

Ojalá que Gallardo, haga de la cordura, la racionalidad y la sostenibilidad el fundamento de la recuperación integral de la isla; se asesore bien; materialice sus anuncios; haga realidad sus promesas; y, logre concitar el interés y la participación de todos los isleños en favor del civismo, el orden, la seguridad y la paz que otrora caracterizó a San Andrés.

No dejo de soñar con una Isla de San Andrés segura, limpia y ordenada, en la que reine una cultura turística fundamentada en respeto, amabilidad, honorabilidad y competencia.

Qué Dios bendiga a San Andrés, y ojalá que, bajo el timón del nuevo Gobernador, sus mejores días estén por venir.

------------------------------------------------------------------

© 2023. Todos los Derechos Reservados.

*Rafael Rodríguez-Jaraba. Abogado Esp. Mg. Litigante. Consultor Jurídico. Asesor Corporativo. Conjuez. Árbitro Nacional e Internacional en Derecho. Profesor Universitario. Miembro de la Academia Colombiana de Jurisprudencia.

-------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresan.

Última actualización ( Lunes, 01 de Enero de 2024 08:04 )  

Welcome Caribe

Elisleno_208_-_1.jpg

Welcome214-1.jpg

BANNER-LATERAL-WELCOME.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

 BANCO_REPUBLICA_ssdadfARCHIVO.jpg

Banner_skechers.jpg

DoIt.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02