Home Opinión Columnas El calor que nos quema
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

El calor que nos quema

Correo Imprimir PDF

NADIN.MARMOLEJO.NUEVA2020En una conversación de amigos, uno contó que vio a su madre de repente tirar al piso el libro que estaba leyendo. Cuando le preguntó por qué lo había hecho, dijo que hacía tanto calor en sus páginas que le estaba quemando las manos. El libro que leía era Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

Cito esta anécdota no para decir que los efectos del calor son inconmensurables, sino que la imaginación humana es perturbadora. Un merito personal del autor de la novela, en este caso. Y para introducir el tema de las altas temperaturas de hoy día, que también pretenden quemarnos, no sólo las manos sino por completo.

Es una cosa terrible. Ya no hay sosiego a ninguna hora. En las noches, los ventiladores eléctricos soplan fuego en vez de aire fresco. Después de llover se siente un fogaje calcinero. Y el efecto de la sombra de los árboles, ya no es igual. En fin, el calor rompe los termómetros cada día y el mundo sufre las consecuencias.

He preguntado a algunos de los más cercanos veteranos y manifiestan que hace cuarenta o cincuenta años no se sentía así. El calor era fuerte, pero inconstante. La humedad relativa no era tan alta (mayor sensación de calor). La neblina solía llegar puntual cada mañana. En los campos y las poblaciones de entonces, las primeras horas del día eran agradables.

Madrugar implicaba ciertas medidas de precaución para evitar un choque fuerte con la intemperie. Por ejemplo, algunos campesinos al levantarse tenían por costumbre no salir de inmediato del cuarto, sino sentarse junto a la puerta falsa a esperar que la calentura de las sabanas, que quedaba en el cuerpo, se esfumara y no enfrentar al frío de la mañana de sopetón, ya que se exponían a un resfriado según la experiencia.

Estos referentes, y muchos otros, tal vez faciliten observar que los calores tan intensos de hoy día puede que sean parte de los cambios regulares que se dan en el planeta cada cierto tiempo, como algunos científicos discuten, pero el actual calentamiento global tiene la particularidad de que avanza a una velocidad alarmante, y por ello el preocupante aumento de la temperatura que se ha presentado en los últimos meses, según la Organización Meteorológica Mundial.

Por eso, el 2023 podría llegar a ser el año más caluroso de la historia. Ya fuimos notificados de que septiembre pasado fue el mes más caluroso que se ha registrado hasta la fecha. Y que de seguir esta tendencia se cumpliría la alerta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el sentido de que los próximos cinco serían los más calientes de la historia.

Causa temor sólo pensar eso. Y no es para menos. Estas altas temperaturas ponen en riesgo la vida de los seres humanos y las de las demás especies, con repercusiones en la salud, la seguridad alimentaria y el medio ambiente, como han advertido las autoridades. Y teniendo en cuenta que somos actualmente más de 8.000 millones de personas a bordo de esta nave llamada planeta Tierra, que no estaban aquí hace medio siglo o más, la situación se torna más que preocupante.

Por lo tanto, la atmósfera asfixiante en medio de la cual estamos viviendo no debería tenernos enfrentados sino ejecutando acciones de mitigación (a ver si nos salvamos de esta) y buscando reducir nuestra capacidad de polución. Hoy es evidente que la descarbonización del transporte y la industria es parte de lo que hay que hacer —aunque eso sea poco— para generar los cambios necesarios.

Probablemente, la madre del amigo de la anécdota anterior no sintió en verdad aquel calor puesto en la ficción, pero su inconsciente eligió hacerlo real mediante tal reacción. En la realidad actual, en cambio, elegir que el cambio climático no lo es, no protegerá a la humanidad del tremendo calor que la está quemando de verdad. Ni al planeta tampoco.

-------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresan.

 

 

Welcome Caribe

Welcome_213_-_1.jpg

elisleno_205_-_1.jpg

BANNER.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

Banner_skechers.jpg

DoIt.jpg

TRASH_BUSTERS.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02