Home Opinión Columnas Rompiendo un código
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Rompiendo un código

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDA02ENBCuando se hace un proyecto, se establecen unos objetivos generales, pero siempre aparecen subproductos que te van sorprendiendo... Proarchipiélago se ha propuesto la meta de dar educación informática a 100 niños vulnerables de las islas, y en el empeño descubrió con alegría, que ese tejido social que parece a veces tan frágil, en realidad sigue vivo y latiendo.

La prueba estuvo en la noche del miércoles cuando ofreció una cena que alineaba una magia que solo puede salir de un lugar como el archipiélago de Naguasá.

El lugar: el restaurante M de Mar, y no se puede encontrar algo más simbólico, nos reuniríamos en el Mar, en la ‘M’ misma del mar, un restaurante que promete encanto desde su entrada y que nos abrió sus puertas como lo hace el mismo océano a los pescadores…

Cocinarían para nosotros tres hijos de la tierra: Santiago Forero (M de Mar), Ana María Vélez (AMV Catering) y Carlos Archbold (La Regatta) que aprendieron a mezclar como alquimistas, sus propios sabores y, reinterpretando todo lo que somos, ofrecieron platos que le provocaban al paladar una mezcla de añoranza y felicidad infinita.

Los relatos nos llegaron de María Matilde Rodríguez (Mamaroja company) y de Andrés Steele (Centro Cultural Banco de la República), y no defraudaron ni un poco a la hora de emocionar a un público que descubría lo épico de su propia historia. El cangrejo lo puso La Regatta, el dulce de ciruela fue de Miss Lidia en San Luis. Artistas, influencers, periodistas (Salua Jackson, Laura Archbold, Buxxi, Moisés Ariza, Ethel Bent), periódicos (El Isleño) y revistas (Welcome Caribe) también pusieron su parte, haciendo conocido el proyecto y sonriéndole a la idea.

En las mesas se sentaron personas que piensan distinto, que tienen ideales que no se parecen, con historias que los trajeron ahí desde lugares disímiles, como un nuevo compromiso, un nuevo Caribe, una nueva forma de entendernos juntos, como en un equipo que necesita estrellas en todos los ángulos, hubo ahí uno de cada especie como en el arca de una nueva alianza. Hubo ahí la intención de romper un código y escribir uno nuevo.

Aún no llegamos a la meta inicial, si esa fuera solamente un futuro distinto para 100 niños, pero el fin tácito que significó devolver un poco de esperanza a un pueblo que se mantiene escéptico y suspicaz, viviendo en el estrés postraumático constante que han sido años de promesas no cumplidas e intereses mezquinos, estuvo más que superada.

Como pueblo, somos capaces de revertir cualquier mal resultado, como pueblo estamos llamados a soltar las velas y encausarnos a un futuro distinto. Y como en un barco inmenso, cada uno está llamado a dar de lo que es, de lo que sabe. Si algo de esperanza le queda, si necesita un lugar para depositarla, Proarchipiélago mantendrá sus puertas abiertas, para todos, siempre.

 

 

Welcome Caribe

Welcome_213_-_1.jpg

elisleno_205_-_1.jpg

BANNER.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

Banner_skechers.jpg

DoIt.jpg

TRASH_BUSTERS.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02