Home Opinión Columnas Lise: la barbie Oppenheimer
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

banner_Welcomw6622.jpg

Lise: la barbie Oppenheimer

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDA02ENBCorría muy poco de la década de los cuarenta, cuando un grupo de soldados nazis le pedían el pasaporte en la frontera hacia Dinamarca que cruzaba en tren, a la joven Lise Meitner. Esta austriaca, judía y mujer joven, que traía como capital, nada más que un anillo de diamantes en su bolsillo, regalo de su amigo Otto Hann y en su cerebro, marcada como a fierro caliente, la teoría que cambiaría el mundo para siempre.

Había sido acorralada por el régimen Nazi, y muy pronto supo que sus investigaciones en física, combinados con su origen racial y su género, no auguraban buenas posibilidades para su supervivencia. 'La chica', había estado trabajando en experimentos sobre el impacto de los protones, descubiertos por Ernest Rutherford, y buscaba establecer, si lanzados a velocidad sobre el núcleo atómico, podrían develar las fuerzas contenidas en el universo.

Aunque el pasaporte se encontraba vencido, y lo usual sería haberla detenido, hubo uno de esos momentos de incompetencia milagrosa que le dio paso a el país danés, y luego a Suecia.

Ya en la calma que daba no tener su vida en riesgo, en la noche del 24 de diciembre del 40, mientras caminaba el bosque con su sobrino Otto Frisch, Sentada sobre un tronco, la física tuvo la epifanía que hoy llamaríamos Fusión nuclear. Su salida de las fronteras del horror significó el inicio de un camino que concluiría años más tarde con el fin de la segunda guerra mundial.

Y, aunque como Einstein, se negaría siempre a participar de cualquier gestión armamentista, sus investigaciones abrieron el camino para que los 63 kilos de uranio reforzado que tenían las bombas atómicas plantadas en Japón, detuvieran la respiración agitada de un planeta que vivía la primera mitad del siglo de guerra a crisis económica, y luego a guerra nuevamente.

Lise era la mujer en un equipo transcultural, políglota, visionario. Y aunque el machismo sistemático de la época, no la premió nunca, y pocas veces se incluía su nombre en los trabajos de los cuales participaba, para sus colegas, era una pieza fundamental en la discusión y la producción académica. Tanto así que el elemento 109 de la tabla periódica fue bautizado en su honor.

Hoy en cartelera se presentan dos películas que parecen estar argumentalmente a millones de años luz, pero que plantean como siempre, cual es ese papel que, más allá del estereotipo estamos llamadas a hacer, y quien o por que decide que los estándares son, o rosa, con tacones y sonrisas eternas si se habla de mujeres, u oscuros, complejos, interesantes y ocupados de la ciencia, si se habla de hombres.

-------------------

Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresan

 

Última actualización ( Sábado, 29 de Julio de 2023 04:04 )  

Welcome Caribe

Elisleno206_-_1.jpg

Welcome_213_-_1.jpg

BANNER.jpg

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


CASABLANCA.CUADRADO

RM____EL_ISLEÑO.png

Banner_skechers.jpg

DoIt.jpg

TRASH_BUSTERS.jpg

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg

GESA NIFF02