Home Opinión Columnas El árbol que se pertenece a si mismo
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

 Imagen1.png

El árbol que se pertenece a si mismo

Correo Imprimir PDF

EDNA.RUEDA02ENBEn la esquina entre South Finley y Dearing Street en Athens, Georgia, Estados Unidos, vive un árbol al que llaman el roble Jackson II, y los 2.4 metros cuadrados bajo su sombra le pertenecen.

Según la historia que lo acompaña, a su padre biológico, el árbol conocido como Roble Jackson I, cuyo nacimiento se estima entre los siglos XV y XVII, y que vivió hasta que los daños ocasionados por la tormenta de nieve del 9 de octubre de 1942 fueron devastadores; el coronel y doctor William H. Jackson le concedió la tierra que lo alojaba, reconociendo al vegetal su papel en los mejores recuerdos de su infancia, en un largo proceso que se mantuvo entre los años 1820 y 1832, que rezaba: “Yo, W.H. Jackson, de Clarke, en una parte, y el árbol de roble … de Clarke, de la otra parte: atestiguan, que el mencionado W. H. Jackson por la consideración, el gran cariño que le tiene al árbol mencionado, y el gran deseo de verlo protegido, por la presente le concede al mencionado roble la entera posesión de sí mismo y de la tierra que se encuentra a ocho pies en torno a sí”.

Cuatro años después de la muerte de su padre, Jackson II, previamente cultivado por las damas del Athens Junior Ladies Garden Club, fue plantado por los estudiantes de Horticultura de la Universidad de Georgia el 4 de diciembre de 1946, heredando sin litigio alguno, el terreno.

Yo imagino que las opiniones de los árboles a su alrededor deben encontrarse divididas: estarán los que sienten algo de envidia por la propiedad que lo eleva en categoría, los que admiran su triunfo frente al sistema y comentan con esporas nocturnas el éxito del primer árbol cimarrón, y los que ven este hito con desdén, pues encuentran que no es más que una muestra de la prepotencia del mono desnudo, que asume que todo el paisaje le pertenece y en consecuencia puede regalar un ‘pedacito’.

Y aunque la historia anda entre la leyenda y la certeza de una placa de metal que lo señala, lo cierto es que en una esquina fácilmente localizable con Google maps (XJ39+X3 Athens, Georgia, EE. UU.) hay un árbol aun joven que se pertenece a sí mismo, un árbol que no ha tenido que exponer su caso en ninguna corte internacional, ni justificar su existencia, un árbol que le ha heredado a su padre la tierra donde tiene sus raíces y donde se alimenta, hay un árbol que hoy no teme y es protegido.

 

Welcome Caribe

Welcome.jpg

Portada_181.jpg

Radar_181.jpg

RADIO.NACIONAL

Indicadores Economicos

Translate this page

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


320-x-480-Banner---InfoCandidatos.jpg

CASABLANCA.CUADRADO

BANCO_REPUBLICA_OCTUBRE.jpg

DOITCENTER.AIRE

DECAMERON

TRASH BUSTERS

GESA NIFF02

SOPESA.BANNER.NUEVO01.jpeg