Home Opinión Columnas Lío energético
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

elisleño.com - El diario de San Andrés y Providencia.

JA slide show
 

ISLENO2

Lío energético

Correo Imprimir PDF

FABER.GONZALEZCada vez que quienes habitamos en estas islas encendemos un televisor, el aire acondicionado o cargamos nuestro celular, gastamos energía eléctrica, y todos y cada uno sumados, sin saberlo, en medio de nuestra cotidianidad, estamos inmersos en un lío energético. Y hablo de lío, pues es un asunto enredado, confuso, desordenado, problemático y al parecer difícil de resolver.


Nuestra energía eléctrica proviene de una central termoeléctrica que básicamente genera energía a partir de quemar combustibles fósiles, concretamente el denominado Diesel Marino, uno de los combustibles más contaminantes del mundo. Para producir la energía que demandamos, se quema aproximadamente la ‘bobadita’ de 1.275.000 galones al mes, es decir alrededor de quince millones, trescientos mil galones por año. Eso es equivalente a que cada habitante de la Isla quema literalmente más de 740 litros de Diesel marino cada año, una pequeña gran huella de carbono con la que aportamos al mundo, sin contar lo que quemamos diariamente en otros combustibles en nuestros medios de transporte.

Aquí entonces se destaca una parte importante de este lío energético, y es lo que podríamos llamar ‘coherencia energética’, y es que no es para nada coherente que al sol de hoy no se produzca un solo kilovatio, en esta Reserva de Biosfera, a partir de energías alternativas y por el contrario quememos alrededor de 58 millones de litros cada año, de uno de los combustibles más contaminantes sobre la tierra. Siendo la energía el pilar del desarrollo ¿cómo podremos llamar a esto desarrollo sostenible?

Pero ahí no paran los problemas, pues para hacer ‘accesible’ el servicio de energía, sobre todo a la población más pobre del Departamento Insular, el estado desembolsa en subsidios a ese Diesel marino, alrededor de 75 mil millones de pesos cada año, es decir, se trata de una huella de carbono tremendamente subsidiada. Nada más entre los años 2014 - 2017 lo desembolsado por el FSSRI (Fondo de solidaridad para subsidios y redistribución de ingresos) del Ministerio de Minas y Energía, para el Departamento asciende a la suma de COP $ 303.155.565.652.

Este subsidio que nos entrega el estado para la compra de Diesel Marino, equivale comparativamente a nada más y nada menos que alrededor de un tercio de los recursos de inversión anual con los que cuenta la Gobernación del Departamento y a su vez a 1,3 veces de los recursos girados por la nación del Sistema General de Participación. En rubros específicos, este subsidio al Diesel Marino equivale a más del doble del presupuesto total de educación del Departamento.

¿Pues entonces que nos desmonten el subsidio?, por Dios no, pues de concretarse esta constante y eterna amenaza –ahora acrecentada por el actual gobierno, que afirma que de no aprobarse su Ley de financiamiento se desmontarían gran parte de los subsidios en el país– la más impactada sería la población más pobre de las islas, que en dicho escenario vería duplicados y triplicados sus gastos en energía eléctrica, algo que, teniendo en cuenta los costos de la canasta básica de alimentos local, francamente sería insostenible.

Para darle solución a este lío energético debemos por fin aprovechar algunos de los recursos renovables que nos ha regalado la naturaleza, tales como una muy alta radiación solar y constantes vientos, lo anterior si y solo si cuando echemos mano de otro recurso renovable: la política (afortunadamente renovable).

En otras palabras, este lío energético lo empezamos a solucionar con voluntad política local y nacional para avanzar a pasos acelerados hacia una transición energética, que nos de coherencia como Reserva de Biosfera y solidaridad con la situación mundial de amenaza del Cambio Climático.

Y que nos permita además viabilizar proyectos públicos y privados que a estos costos e incertidumbre energética son imposibles; que nos generen mayor autonomía, pues no existe tal cosa sin el control de la energía; y, sobre todo, que nos permitan conectarnos con el tan remarcado ‘desarrollo sostenible’ con el que llenamos todos nuestros pies de páginas.

*Este artículo obedece a la opinión del columnista. EL ISLEÑO no responde por los puntos de vista que allí se expresen.


Add this to your website
 

Translate this page

Welcome Caribe

RADIO

W.148

WI.170

WI.170.2

WR

IDEAM

 

Indicadores Economicos

Síganos en Facebook

Descarga Firefox


JUANCHOGONZALEZ5

CHICKEN.HOUSE22

BANNER.FAGAR

CAJASAI.OFERTA

SOPESA.2

HOTEL.DORADO

SEA WHA COFFE

PRESIDENT2

DECAMERON

TRASH BUSTERS

OVER.RECEPT3

CINE.1411

PELICANO